IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE CERVANTES: EL MORISCO RICOTE

La razón por la que Miguel de Cervantes bautizó al personaje morisco por antonomasia de nuestra literatura con el nombre de Ricote, continúa hoy discutiéndose entre diversos expertos en el mundo morisco. Parece seguro que una buena parte de los nombres y protagonistas de El Quijote, incluidos los propios Alonso Quijano y Sancho Panza, fueron tomados de los vecinos de carne y hueso de Esquivias en Toledo, donde residió durante unos años el matrimonio de Don Miguel y Catalina de Salazar Palacios y donde recientemente se han publicado las actas bautismales y otros documentos que atestiguan la historicidad de ese grupo de futuros prototipos de la literatura.

Así, tenemos situado en Esquivias a Bernardino Ricote, el morisco de origen granadino, pero muy bien integrado en la sociedad de su pueblo manchego de acogida, por lo que se detecta en las actas de Bautismo y Libros Sacramentales  que evidencian las buenas relaciones con otros labradores cristianos y aun con los hidalgos locales.

¿Fueron estos Ricote de carne y hueso, conocidos personalmente por Cervantes, su referencia a la hora  de buscar un nombre con que bautizar a su personaje?  Otros autores  han defendido la hipótesis de que, siendo la segunda parte de El Quijote escrita después de las expulsiones generales de 1609 y 1610, estaba todavía candente la cuestión de la excepción que inicialmente habían disfrutado los habitantes moriscos de muchos pueblos murcianos, moriscos antiguos o mudéjares. Los moriscos del Valle de Ricote se convirtieron en motivo de disputa entre Lerma y Salazar de un lado  y de otro los defensores de la sinceridad cristiana de los habitantes del Valle.

 

esquivias

Casa de Cervantes en Esquivias , (Toledo)

No cabe duda de que la cuestión de Ricote debió ser motivo de un cierto escándalo, pues en cierta medida, ponía en cuestión el carácter universal y tajante con  que defendió Lerma la medida de Felipe III. Lo cierto es que Cervantes debió estar muy al tanto de la polémica de si era lícito  expulsar a los habitantes del Valle , los cuales hacía mas de un siglo se habían convertido al cristianismo voluntariamente y gozaban de tal privilegio desde el reinado de los Reyes Católicos. Cervantes era un muy buen conocedor del problema. Su cautiverio en Argel le debió poner en contacto directo con numerosos moriscos emigrados, antiguos granadinos huidos después de la guerra de las Alpujarras, moriscos valencianos que fueron saliendo mucho antes de 1609 de su voluntad, renegados y antiguos linajes andalusíes.

Sus relaciones en la Villa y  Corte, también debieron de mantenerle al día de la resistencia de los ricotíes a ser expulsados, pues una cuestión de política interior como esa formaría parte, sin duda, de la rumorología del entorno de los círculos cortesanos con los que trataba Cervantes.

¿Resultó el impacto de los acontecimientos del Valle en los mentideros de la Villa y Corte  el factor determinante para ejemplificar en el morisco Ricote la desgracia de todos los moriscos expulsados?

Es difícil saberlo. Lo cierto es que Bernardino Ricote y sus descendientes eran granadinos de origen, pero su apellido puede delatar muy bien un todavía más antiguo origen valricotí. No olvidemos que en 1451 y en 1477 los habitantes del Valle fueron llevados a Granada después de un ataque de Muley Abu al Hassan.En ambas ocasiones retornaron, previo permiso de los Reyes Católicos, pero no todos lo hicieron, hasta el punto de que se tuvo que importar vecindario musulmán castellano procedente de Hellín,  a fin de repoblar algunas zonas del Valle que habían quedado sin vecinos. Mucho antes de estos acontecimientos están también documentados moriscos de apellido Ricote en la Tierra de Baza, con la que se sabe que las relaciones comerciales y el intercambio de población desde el Valle de Ricote había sido secular.

ricote

Pensamos, aunque siempre nos moveremos en este punto en el campo de las suposiciones, que cuando  se puso de actualidad en la Corte la cuestión del Valle de Ricote, bien pudo Cervantes recordar a Bernardino, su convecino,el tendero amigo de Sancho.Tendero como miles de sus compatriotas granadinos, manchegos de adopción, expulsados a Castilla.

El granadino-manchego Ricote de Cervantes, es a la vez un morisco de perfil muy valricotí, con un fuerte grado de asimilación cultural, con buenas relaciones de vecindad con sus convecinos cristianos viejos, étnicamente identificado con su grupo social “morisco”, sin que ello comportara en lo religioso nada más que un cierto relativismo, el cual pensamos debió prosperar entre numerosos moriscos , debido a la progresiva difuminación de sus convicciones islámicas y la dificultad de asimilar de buen grado el catolicismo en su versión inquisitorial.

Lo dibuja Cervantes, por lo tanto, como  el “morisco bueno”, por contraposición a los “moriscos malos”. Mientras Ricote es padre y esposo de moriscas muy católicas, crítico con sus congéneres mas reacios, merecedores por ello del castigo de la expulsión, existen otros moriscos, “los de las Alpujarras”, los “irreductibles” de Valencia y Granada, que Cervantes retrata en su Diálogo de los Perros.

Ricote, por encima de otras muchas valoraciones, evidencia que lo morisco estaba muy presente en toda la sociedad española de aquel tiempo y que no todos los españoles compartían la radicalidad de los impulsores de la expulsión y de los apologistas antimoriscos. La misma descripción de las relaciones entre cristianos y moriscos en  la sociedad de Esquivias, en Villarrubia o en el Bajo Ebro, evidencia unas relaciones que no siempre fueron crispadas ni violentas.

El Valle de Ricote cuenta con localidades que han erigido un monumento a sus viejos parientes expulsos, un homenaje a los Ricotes y, en estas fechas, al genial escritor que los inmortalizó.

Pensamos que el IV Centenario de la muerte de Don Miguel de Cervantes, bien vale la pena volver de nuevo a destacar el valor literario e histórico del singular personaje del morisco Ricote, fiel representante de una época y un grupo humano cuya peripecia no debe ser olvidada.

Enrique Pérez Cañamares. Director del CEMM

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s